Economía

Actividades Económicas

Agricultura

El estado de Guerrero se ubica en la región denominada Mesoamérica,
la cual es reconocida por los científicos como uno de los lugares donde se originó la agricultura en el Continente Americano; diversos estudios (realizados por reconocidos investigadores) y evidencias arqueológicas permiten afirmar que en esta región del mundo, varios milenios antes de la Conquista española, los pobladores lograron domesticar algunas especies vegetales, dando inicio a una nueva etapa en el desarrollo de las sociedades humanas.

La agricultura, en el medio rural guerrerense, sigue siendo la actividad económica más importante, no tanto por la vocación productiva de sus suelos, que en la mayoría de los casos es limitada para dichos propósitos, sino por el número de personas dedicadas a la actividad agropecuaria, estimado en unas 800 mil que, a través del cultivo de la tierra, producen gran parte de sus alimentos, el de sus familias y el de la población urbana de la entidad y de otros estados.

Estimaciones de SAGARPA nos dicen que de 6 379 400 hectáreas de que se compone el territorio estatal, el 15.4% (982 427.6 ha) se destinan a la agricultura. En 2007, según el INEGI, la superficie sembrada fue de 841 677.7 hectáreas, de las cuales 82 693 hectáreas son de riego y 758 984.1 de temporal.

La agricultura de regadío en Guerrero, aunque antigua, difícilmente llegará a tener la importancia que tiene la de temporal, ya que aun contando con una considerable riqueza hidrológica la abrupta topografía sólo permite practicar esta actividad en el fondo de los valles y en las planicies costeras, teniéndose registros de investigaciones arqueológicas (Palerm, 1972) que precisan la existencia de 53 sitios de regadío prehispánicos en las diferentes regiones
del actual estado de Guerrero.

Se estima que a lo más que puede aspirarse, encuanto a superficie bajo riego, en esta entidad es a contar con 250 000 hectáreas; en tanto esto se logra,
actualmente la agricultura de regadío se desarrolla en seis distritos de riego y 451 unidades de riego, ambos distribuidos en las siete regiones guerrerenses.
Guerrero destaca en el contexto nacional, además de su producción de
maíz, por la de cocotero, café, mango, limón, melón, sandía y okra o angú.

El maíz, por sus múltiples variedades criollas y mejoradas, se adapta y se cultiva prácticamente en todas las regiones de la entidad, bajo condiciones diversas de clima, suelo y topografía, destinándose la mayor parte de su producción al autoconsumo.

La abrupta orografía del estado propicia una gama climática y edafológica donde prácticamente se adaptan la mayoría de las especies vegetales de interés económico; así, sobre los cultivos más importantes, existen
estadísticas de producción en menor escala de jamaica, ajonjolí, arroz, cacahuate, frijol, sorgo de grano, plátano, durazno, jitomate, aguacate,
tomate de cáscara, tamarindo, papaya, mamey, guayaba, diversas variedades de ciruelas y de hortalizas, sin considerar una larga lista de especies que aún no se cultivan en Guerrero, pero que la información disponible permite afirmar que existen áreas potenciales para su producción comercial.

En términos generales se puede afirmar que, en un contexto nacional, la agricultura de Guerrero, siendo muy diversificada, es de las más atrasadas
tecnológicamente, como resultado de factores culturales, socioeconómicos y naturales que le imprimen el perfil siguiente: básicamente temporalera;
con régimen de lluvias irregular; superficies importantes de cultivos en pendiente inadecuada; predominio de suelos con fertilidad media y baja, empobrecidos por el mal manejo; bajo índice de mecanización
agrícola y uso de semillas mejoradas genéticamente; infraestructura hidroagrícola ociosa subutilizada o mal conservada; créditos limitados, insuficientes y poco oportunos, aunados a una elevada cartera vencida;
frecuentes problemas de tenencia de la tierra; insuficiente y deficiente infraestructura de acopio y almacenamiento; limitada o nula cultura empresarial y organizacional, con marcado predominio del
individualismo; minifundio y comercialización deficiente, con elevado intermediarismo.

 

Ganadería

La actividad ganadera es de significativa importancia económica; su influencia en apoyo a la alimentación de la población guerrerense se manifiesta en el crecimiento tanto del inventario ganadero como en la producción y en la generación de empleos.

Su importancia también se ve reflejada en el hecho de ocupar alrededor del 39% del territorio estatal, la creciente introducción de razas mejoradas, la aplicación cada vez más amplia de nuevas tecnologías de producción y el
establecimiento de praderas inducidas con un manejo agronómico más tecnificado; todo ello ha favorecido la consolidación del sector pecuario, que ha contado con importantes apoyos gubernamentales.

Ganado vacuno pastando en el municipio de Tlalchapa

Las tendencias en los registros y producción pecuaria en la entidad han sido favorables al desarrollo de la actividad, manteniendo un inventario ganadero importante, lo que ha permitido llegar al lugar 12, a nivel nacional, en bovinos; al 7, en porcinos y caprinos; al 14, en aves; y, al 6, en colmenas.
Los productos que se obtienen de la explotación pecuaria en el estado están referidos básicamente a carne en bovinos, porcinos y ovicaprinos; leche,
en bovinos; carne y huevo, en aves; y miel y otros derivados de la apicultura.

Las regiones con mayor uso del suelo para la ganadería son, en orden de importancia, Costa Chica, Costa Grande, Tierra Caliente y Norte. Las tendencias en los registros y producción pecuaria en la entidad han sido favorables al desarrollo de la actividad, manteniendo un inventario
ganadero importante, lo que ha permitido llegar al lugar 12, a nivel nacional, en bovinos; al 7, en porcinos y caprinos; al 14, en aves; y, al 6, en colmenas.

Los productos que se obtienen de la explotación pecuaria en el estado están referidos básicamente a carne en bovinos, porcinos y ovicaprinos; leche,
en bovinos; carne y huevo, en aves; y miel y otros derivados de la apicultura.

Las regiones con mayor uso del suelo para la ganadería son, en orden de importancia, Costa Chica, Costa Grande, Tierra Caliente y Norte.

 

Actividad forestal

Guerrero es un estado forestal; el Inventario Nacional Forestal publicado en 1994 lo ubica, en el contexto del país, en un octavo lugar en superficie forestal, con 5.2 millones de hectáreas, que equivalen al 81% de la superficie total de la entidad; en 2000 y 2001, en un sexto lugar en producción
maderable, con un volumen anual del orden de 300 000 m3/rollo, el cual se redujo a menos de 200 000 m3/rollo en 2002 y 2003; séptimo lugar en volumen maderable, con un potencial del orden de los 184 millones de m3/rollo, de los que se podrían cosechar anualmente 1.5 millones; pero situaciones diversas, principalmente falta de infraestructura caminera,
áreas no incorporadas al manejo forestal, conflictos agrarios internos y/o externos y, más recientemente, la entrada al país de madera importada más
barata que la local sólo permiten una producción maderable equivalente a una octava parte de lo que teóricamente es cosechable.

Bosques en el Ejido el Balcón

Industria

Históricamente, en el estado la industria no ha tenido un desarrollo dinámico, debido fundamentalmente a la falta de orientación de inversiones, lo que ha dado lugar a la existencia de pequeños establecimientos a nivel artesanal, como son platerías, talleres de costura, herrerías, carpinterías,
fábricas de sombreros, rebozos, ropa típica, artículos de palma, trapiches, entre otros; contrastando con un reducido número de maquiladoras de prendas de vestir para exportación.

En la entidad se dispone de importantes superficies para parques industriales, sobre todo en Zihuatanejo, Acapulco e Iguala; éste último, que
es el más extenso, cuenta con energía eléctrica, pavimentación, drenaje, alumbrado público, caseta de vigilancia, un pequeño aeropuerto y una central de abasto medianamente utilizada.

Aeropuerto Internacional en Ixtapa Zihuatanejo

Este parque industrial es lugar propicio para el asentamiento de
nuevas industrias, porque se ubica a una distancia de 180 kilómetros del Distrito Federal y a 230 kilómetros del Puerto de Acapulco.

 

Turismo
En el transcurso de la segunda mitad del Siglo XX, Guerrero, en gran medida, fue fincando su desarrollo y su estructura económica en la actividad turística, principalmente en la zona costera (Acapulco y Zihuatanejo).

Al 31 de diciembre de 2007 en el estado había 29 342 cuartos de hospedaje.
El gasto promedio diario del turista en el mercado nacional en 2005 alcanzó 114.69 dólares, cifra que se incrementó en los meses enero–mayo de 2006 a
125.38. El gasto promedio que registró el conjunto de los tres destinos prioritarios del estado de Guerrero en 2005 fue de 142.30 dólares diarios, cifra que se incrementa a 159.84 dólares para los primeros cinco
meses de 2006.

De acuerdo a lo anterior, en 2005 los turistas en la entidad gastaron cada día 27.61 dólares más que en el promedio nacional, nivel que se incrementa a 34.46 dólares en el periodo de enero–mayo de 2006.

En la generación de empleos, el turismo también juega un papel importante, en 1995 trabajaron en el turismo un total de 121 341 personas, para 2005 esta cifra pasó a 185 563, lo cual significó un incremento del 52.9% y representó para ese año el 20.0% del empleo total del estado de Guerrero.

Playa Ventura, en el municipio de Marquelia.

Esta tendencia se consolida en 2006, de enero a mayo la actividad turística ha generado un total de 205 794 empleos, superando en 10.9% los registrados durante todo el año inmediato anterior, además de participar con el 21.9% del total de empleos en la entidad.

Es significativo el número de proyectos turísticos ejecutados, los montos de inversión aplicados y los empleos temporales y permanentes creados en el
sector turismo, especialmente en los conocidos como destinos de playa, entre los que destacan Acapulco e Ixtapa–Zihuatanejo.

La importancia de esta actividad en Guerrero propició la creación de la Secretaría de Fomento Turístico del Gobierno del estado (SEFOTUR) en Acapulco, como instancia responsable de regular y promover el mejoramiento, crecimiento y desarrollo de la actividad turística, para lo cual cuenta con tres subsecretarías: Planeación Turística, Promoción
Turística y Servicios Turísticos.

Cuenta también con seis delegaciones regionales en las zonas restantes del
estado. Datos oficiales de la Secretaría de Fomento Turístico del estado indican que el turismo aporta el 23.5% del Producto Interno Bruto Estatal y que el 70% de los ingresos fiscales estatales provienen de dicha actividad y contribuye con el 73.8% de manera global en el sector terciario, del que forma parte.

De 1995 a mayo de 2006 los turistas han generado una derrama económica acumulada de 33 543 millones de dólares; en 1995 los tres principales
destinos turísticos de Guerrero generaron una derrama de 1355 millones de dólares, para 2005 esa cantidad se incrementó a 4247.4 millones y tan sólo
en los primeros cinco meses de 2006 registró 1725.6 millones, cifra superior a la obtenida en 1995.

Entre 1995 y 2005, salvo 1999 y 2001, la corriente de visitantes muestra un crecimiento ascendente, al pasar de cinco millones 630 mil turistas en 1995 a 11 millones 74 mil en 2005, lo que significó un incremento
directo del 96.7%.

De acuerdo a los registros de la actividad hotelera en centros turísticos realizados por la SECTUR federal, se ubica a Acapulco en segundo lugar, al recibir al 10.5% del total de turistas nacionales que visitan al país; donde el Distrito Federal atrajo el 23.6%, Ixtapa– Zihuatanejo y Taxco registraron una participación del1.2% y el 0.5%, respectivamente.

El turista internacional muestra una reorientación hacia otros destinos del
país. Ixtapa–Zihuatanejo y Acapulco se ubican en los lugares octavo y noveno al participar con el 1.5% y 1.4%, respectivamente, Taxco participó con 0.3%.

Acapulco
La afluencia de turistas a Guerrero se da mayoritariamente hacia Acapulco, Ixtapa– Zihuatanejo y Taxco de Alarcón, centros que, en conjunto, constituyen lo que es conocido internacionalmente como el Triángulo del Sol; sin embargo, la entidad cuenta con un enorme potencial turístico adicional que paulatinamente se va incorporando a la actividad económica; destacan entre éstos un sinnúmero de playas a lo largo de los 500 km de litoral, balnearios de agua dulce, grutas y zonas arqueológicas (que en la medida en que se vayan restaurando podrán recibir cada vez más
visitantes).

El maravilloso puerto de Acapulco

También son de gran importancia, para el novedoso concepto de ecoturismo, los grandes bosques y selvas que constituyen los ecosistemas más extensos del territorio suriano. Es incuestionable que gran parte de la base
de sustentación del desarrollo estatal descansa en la actividad turística; por ello, todos los sectores gubernamentales, privados y sociales, están comprometidos y obligados a cuidar su crecimiento y desarrollo.

 

*Fuente: Enciclopedia Guerrerense. Guerrero Cultural Siglo XXI, A.C.